CONSEJOS DE MANTENIMIENTO 

Es fácil llevar un mantenimiento apropiado de las velas y no se necesita emplear mucho tiempo o muchos esfuerzos. La ventaja es que la durabilidad y el comportamiento de sus velas puede mejorar considerablemente. Cualesquiera que sean las características de sus velas, se trate de una vela de Kevlar para regatas o una vela de Dacron para la navegación de crucero un poco de cuidado optimizará el valor de su inversión.

Evite los flameos

La mejor manera de mantener la fortaleza y forma de sus velas es minimizar el tiempo que pasan flameando al viento. El flameo y el azote de la baluma degradan rápidamente las propiedades del tejido, por eso es importante esforzarse para evitarlo. Esto sucede especialmente con las velas de Kevlar® que son muy vulnerables a este deterioro.
Existen algunas maneras específicas de incrementar la vida de sus velas. Cuando ice la mayor no navegue con el motor a toda máquina. Si va a motor con la mayor izada, manténgala bien trimada para que no flamee. Con viento fuerte reduzca el velamen para que la mayor no se agite. Mantenga siempre las balumas de la Mayor y el Genoa lo suficientemente tensos para no se sacudan.

No sobrepase el rango de viento recomendado

Una de las formas más rápidas de destruir una vela es utilizándola en una intensidad de viento mayor de para la que ha sido construida. La mejor manera de evitarlo es ceñirse estrictamente a la velocidad de viento máxima que le ha recomendado su vendedor North para cada vela. Es conveniente que le pregunte a su velero cuál es el rango máximo de su vela y lo anote en la escota para que la tripulación conozca el rango de cada vela.

Reduzca los roces

Otro enemigo de las velas es el roce. Cuanto más friccione una vela con cualquier parte del aparejo o de la embarcación, más rápidamente mostrará deterioro. Existen un par de buenas maneras de ampliar la vida de sus velas. En primer lugar debe evitar los roces en donde sea posible como impedir que la mayor roce contra el estay popel o no arrastrar las velas por la cubierta antideslizante o la marina.

En segundo lugar, cuando no pueda evitar el roce, al menos minimícelo. Utilice cinta adhesiva o cuero para cubrir cualquier parte del aparejo, como crucetas y candeleros, que esté en permanente contacto con la vela. Esto es especialmente relevante cuando se utilizan velas ligeras como Spinnakers o genoas ligeros. Revise su embarcación para detectar superficies rugosas, tornillos, ganchos... y protéjalos con cinta. Recuerde revisar la parte delantera del mástil con atención, ya que sus genoas se rozan contra él cada vez que cambia de amura.

Protéjase del sol

La luz del sol directa es uno de los peores enemigos de las velas ya que, con el tiempo pueden deteriorar el tejido. Por lo tanto, es conveniente que no exponga su vela al sol mientras no la está utilizando. Un Genoa enrollable, por ejemplo necesita proteger su baluma y pujamen con un tejido anti UV cuando se encuentra enrollado. Si deja su Mayor sobre la botavara utilice siempre una funda.

Almacene sus velas secas y plegadas

Cuando no se usan, sus velas deberían almacenarse secas, sin sal y bien dobladas dentro de sus sacos. No utilice los mismos dobleces todas las veces o se encontrará la vela con dobleces profundos en lugar de ligeras marcas que normalmente desaparecerán después de un rato de navegación. Muchas de las velas de one-design durarán más si se enrollan en sus bolsas tubo. Guarde su Spinnaker seco y flojo en su bolsa o dóblelo con cuidado. Nunca guarde los Spinnakers mojados ya que la humedad promueve la aparición de moho y, junto con la sal, deterioran los tejidos.

Necesidades específicas de los tejidos

Los avanzados tejidos de North confieren a las velas mejor forma y mayor vida competitiva que nunca. Comprobamos cada lote de tejido utilizado en nuestras velas para asegurarle una buena inversión. Si embargo, los tejidos de hoy día requieren mayores cuidados para que mantengan su máxima eficacia durante el mayor tiempo posible.

Mylar / Pentex

Las velas de Mylar y Pentex laminado sobre una base de poliéster poseen bastante resistencia para su peso aunque también son relativamente vulnerables por lo que resulta conveniente:

* Nunca exceder el rango de viento recomendado
* Nunca utilizar su Genoa sin parches de cruceta
* Evitar que la vela flamee innecesariamente
* No poner demasiada tensión en el gratil de una vela de Mylar o Pentex. Por eso la tensión de la driza y el cunningham debe ser la justa para que desaparezcan las arrugas horizontales del gratil. Marque la driza del Genoa para evitar sobretensionarlo en la maniobra.
* Debería tomar también otras precauciones con las velas de Mylar o Pentex. No permita que ningún disolvente (tales como combustible o limpiadores) les alcance ya que ello disolvería el pegamento y podría causar algún desperfecto en el laminado. Los laminados son sensibles al calor, asegúrese de que la vela no está en contacto con superficies calientes como puede ser el motor

Kevlar®

El KEVLAR® es excepcionalmente resistente para su peso, lo que significa que se estira mucho menos que el Dacron. Aún así, las velas de Kevlar se pueden deteriorar si no se pone cuidado en su utilización. No debe dejar que una vela de Kevlar flamee. Además evite exposiciones prolongadas al sol ya que la radiación ultravioleta es el peor enemigo del Kevlar®.

Dacron

El Dacron es un tejido muy popular, no sólo por su relación calidad/precio sino también por su gran durabilidad. No obstante debe saber que puede prolongar la vida útil de una vela de Dacron si toma las precauciones mencionadas anteriormente.

Nylon

Casi todos los Gennakers y Spinnakers se fabrican en Nylon. Este material tiene gran aceptación debido a su ligereza y resistencia. No obstante, ya que se trata de un tejido muy fino se pueden rasgar con facilidad por lo que es aconsejable manejar estas velas con cuidado. En caso de producirse una pequeña rotura, se puede poner un parche temporal pero lleve a reparar la vela a su velero tan pronto como sea posible.

Necesidades específicas de las velas

Independientemente del material del que estén hechas, debería seguir los siguientes consejos para prolongar la vida de cada vela en particular.

Cuidado de los Genoas

Los incidentes más frecuentes con las velas son consecuencia de utilizar los Genoas, especialmente los ligeros #1 con demasiado viento. En el caso de que se levante alguna racha inesperada libere un poco la tensión para evitar que la vela soporte demasiada carga. Si se mantiene la intensidad del viento, cambie a un Genoa más pesado. También es común que se dañe un Genoa cuando se rasga al rozar con una cruceta. Es primordial que los parches de cruceta se encuentren situados en su lugar apropiado. Además debe asegurarse de que los extremos de las crucetas y el de los candeleros se encuentren cubiertos con cuero y/o cinta. Aún tomando esas precauciones la vela puede romper si se apoya con fuerza contra las crucetas.

Algunas formas de evitar estos percances serían:

* Durante las trasluchadas asegúrese de soltar la escota a tiempo.
* No utilice rodamientos o accesorios que extiendan la cruceta más allá del obenque (cuantas menos protuberancias, menos daños)
* Inspeccione las costuras en la zona de las crucetas periódicamente.
* Guarde el balumero en su bolsillo, no lo deje suelto.
* Si posee un Genoa con relinga embutida, asegúrese de utilizar un pre-guiador para que no se desgarre la banda de relinga. No trime la vela hasta que la driza se halle completamente izada.

Cuidado de la Mayor

Las Mayores sufren mucho porque se utilizan en toda clase de condiciones. Por eso es conveniente tratarlas con cuidado para maximizar su vida útil. Como hemos dicho anteriormente, la mayor consideración a tener en cuenta, especialmente con una mayor de Kevlar, es evitar el flameo. Trime la vela lo suficientemente fuerte como para dejarla lisa y evitar que la baluma flamee fuerte.

Algunas ideas más:

* Mantenga el balumero lo suficientemente tenso.
* No tire demasiado del cunningham en una vela laminada.
* Cerciórese de que los battens estén convenientemente insertados.
* Utilice matafiones de colores para los rizos para no dejar ninguno atrás cuando desrice la vela.
* Asegúrese de que el amante de rizos está bien conducida para no tirar demasiado fuerte del pujamen.
* Los parches de cruceta ayudarán a que la mayor dure más cuando se navega con ella apoyada sobre el aparejo.

Spinnaker

El nylon se estira bastante por lo que es capaz de absorber grandes tensiones sin romperse. Pero hay que tener en cuenta que se trata de tejidos bastante finos y pueden romperse si se utilizan con demasiado viento. Reparar un Spinnaker después de que este haya explotado resulta verdaderamente problemático. Otra incidencia común en los Spinnakers es que se rasguen al engancharse. Esto suele suceder cuando se iza o arría; debe evitar que existan objetos punzantes en su camino. También debería comprobar que sus drizas de Genoa se encuentren libres de ganchos y que el púlpito no tenga enganches.

One Design

Como con las demás velas, evite el flameo. En ocasiones, como en las largadas, esto es inevitable, pero entre regatas, necesariamente debe bajar las velas en lugar de dejarlas en el palo agitándose. A las velas nuevas les viene bien un poco de “rodaje” antes de utilizarlas en la primera regata. Las velas resinadas se deben guardar enrolladas cuando no se utilizan. En caso de que tenga ventana, evite almacenar la vela en lugares cálidos tales como el baúl de un auto. La mejor manera de librarse de la sal en las velas es subirlas en un día SIN VIENTO para enjuagarlas y dejarlas secar.
Cuando la temporada termine puede traer las velas a cualquiera de nuestras velerías, en donde se revisarán y realizarán las reparaciones necesarias. Aunque todas las velas van perdiendo eficacia con el tiempo, si las cuida de la manera apropiada las rentabilizará mucho más que si las descuida.

Cómo evitar los hongos

* Procure que las velas se ventilen de vez en cuando, especialmente tras la lluvia. Si no va a navegar, desenrolle la vela durante aproximadamente una hora un día seco y sin viento.
La luz solar es buena contra el moho, pero demasiada exposición puede crear otros problemas.
* No estibe las velas húmedas o que lleven sal (la sal atrae la humedad) Estíbelas en un ambiente seco.
* Si su barco no va a ser utilizado durante un tiempo prolongado, retire las velas del aparejo y guárdelas en un lugar seco, o procure que alguien las ventile – especialmente después de que haya llovido.

Cuando las velas ya tienen hongos...

Comience el tratamiento de las velas lo antes posible. En caso contrario el moho podría extenderse rápidamente. Es muy posible eliminar el moho de las velas si se aborda el problema cuando las manchas son bastante nuevas y pequeñas y aún no han penetrado en las fibras.

Aleje de las velas limpias todo lo que se encuentre enmohecido. La manera más fácil y rápida de que el moho se propague es mediante el contacto.

El mejor remedio para extraer el moho es el cloro normal pero y se recomienda diluirlo en bastante cantidad de agua antes de usarlo (menos de 5% de concentración).

NUNCA UTILICE CLORO SOBRE VELAS DE KEVLAR O NYLON. ¡Bajo ninguna circunstancia!
El cloro es uno de los pocos productos químicos que destruyen estos materiales. Hemos comprobado que, en ocasiones, se puede traspasar con los dedos un Spinnaker que ha sido lavado con el agua clorada de una piscina. Evidentemente, eso también significa que no debe utilizar ningún producto que contenga cloro para limpiar su vela de Kevlar o Nylon.

NUNCA MEZCLE CLORO Y AMONÍACO. El vapor que produce se llama fosgeno, un gas venenoso que, durante la 1ª Guerra Mundial mató a miles de personas. Un experimento casero de ese tipo puede causar invalidez o muerte.

Si se trata de un ataque o de manchas de moho muy severas, no es suficiente limpiar la superficie. Humedece la mancha con un producto fungicida durante 12 horas o más. Eso permitirá al producto penetrar en la mancha. No es necesario utilizar una mezcla muy fuerte, siempre que la macha esté impregnada durante más tiempo.
Tras haber limpiado con cloro, siempre se debe aclarar con mucha agua dulce. El cloro que no se elimina después de haber limpiado la vela puede dañar los materiales en mayor medida que el daño cosmético del moho.

Si la mancha no desaparece tras una limpieza a fondo con los materiales y productos químicos adecuados, abandone la idea. Se ha demostrado que más limpieza, restregados y tratamientos quitan muy poco moho, pero producen daños cada vez más importantes.

Productos de impregnación como Scotchguard no contienen componentes que eliminen el moho o que eviten su aparición. Pueden ser algo efectivos ya que impiden que se enganche la humedad y los microorganismos que son el alimento del moho. Es posible que también faciliten la limpieza de las manchas. Sin embargo, no hay pruebas que demuestren estos dos postulados.

No importa qué producto utilices para eliminar el moho o para impedir que se adhiera a las velas; éste acabará perdiendo efectividad y desaparecerá relativamente rápido, al igual que la patente del casco. Los tejidos NorLam que fabrica North Sails han sido tratados con los productos más efectivos que se pueden emplear, respetando la salud de nuestros trabajadores y clientes. Durante ensayos de laboratorio ha resultado 100% eficaz en la prevención del moho, pero, como suele pasar, la vida real es diferente.

En North Sails experimentamos continuamente con nuevos y alternativos métodos de limpieza destinados a evitar el crecimiento del moho. Vemos como funcionan, lo efectivos que son realmente y hasta qué punto ejercen influencia sobre los materiales de la vela.